Hace una década, apenas tres entidades operaban de forma significativa en este segmento. Hoy ya hay cinco grandes firmas que se reparten el pastel de los créditos rápidos. Cofidis, Eurocrédito y Banco Sigma son los tres establecimientos financieros de crédito especializados sólo en créditos rápidos que operan en España.

Además, el año pasado entraron en este negocio grandes bancos como Santander o Banco Popular. Por su parte, Banco Popular cuenta, también, con un crédito rápido, denominado Optiline, que se comercializa a través de la filial de Internet del banco, bancopopular-e.com.

Uno de los rasgos más llamativos de estos préstamos y de las entidades que los comercializan es la popularidad que están adquiriendo gracias a sus anuncios televisivos. En ellos intentan resaltar la rapidez con la que conceden el préstamo y los escasos papeleos que hay que realizar. La banca tradicional lucha a brazo partido por prestar dinero a los españoles. Es la guerra del activo. Ni depósitos ni cuentas a la vista. En esta ocasión, la batalla se libra contra las entidades financieras de crédito (EFC) por los créditos rápidos. Y el escenario es la televisión. Y es que, a pesar de que el endeudamiento de las familias españolas sigue marcando récord históricos y aunque el ahorro sigue cayendo, estos productos se están haciendo cada vez más socorridos para afrontar pequeños imprevistos, o simplemente para darse un capricho.

En los últimos años, este negocio ha registrado tasas de crecimientos anuales entre el 30% y el 40%, y en los próximos años fuentes del sector esperan incrementos en torno al 25%, porcentajes que no han pasado inadvertidos para bancos y cajas de ahorros, que han visto cómo en los últimos años han sido las Entidades Financieras de Crédito (EFC) las que se llevaban el gato al agua.

Por ello, la gran banca se ha puesto manos a la obra y ante el potencial de crecimiento de los créditos rápidos ha intensificado la publicidad de sus productos, especialmente en televisión, donde los espacios matinales están dominados por anuncios que prometen dinero rápido, fácil y sin pedir explicaciones. BBVA (Dinero Express), Santander (Credi Ágil) o Banco Popular (Optiline), son sólo algunas de las entidades que se esconden detrás la publicidad de los créditos rápidos, que, por otra parte, gozan de bastante audiencia.

Por ejemplo, la campaña publicitaria de créditos de Mediatis ha sido la cuarta más vista por los espectadores sólo por delante de Amena –“Let’s make a history”-, Opel –para promocionar la película Cars- y Vodfone, según un estudio de Optimedia.